escribid mi nombre

y levantaré los muros de Tebas a mi costa.

Friné, sabía lo que decía. Ateneo de Náucratis, aunque difícilmente la conoció, escribiendo a finales del siglo II adc.., le hace referencia señalando que era muy rica, y que se ofreció a reconstruir las murallas de Tebas destruidas en el 336 adc. Pero que exigía que pusieran. “Destruidas por Alejandro, restauradas por Phryne la cortesana”.  Si se atrevió a decir esto, sería luego despues  de la  muerte de Alejandro, 323 adc. Friné estaba madurita,  ya todo logrado, y aún le quedaban arrestos para ser más famosa. Y si lo hubiera logrado, le hubiera robado el último aliento, al mismísimo  Alejandro Magno, todo el ímpetu,  toda la rebeldía, toda la fama,  y como Venus a Marte robándole las armas las vuelve contra él, Friné hubiera reconstruido, fanfarronamente, lo que, el ya menos grande Alejandro, había destruido.

One thought on “escribid mi nombre”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *