Puta a la fuerza

Carmen Gaudin de 1884 a 1889

camen gaudin red headed woman

El pintor escribe a su madre en la primavera
de 1884, y le comenta que está pintando, a “una mujer que tiene la cabeza absolutamente dorada”.

 

la lavandera toulouse lautrec Carmen Gaudin

El cuadro de “La lavandera”, un oficio muy habitual en el París de entonces, y que lleva a pensar que Carmen debía ser una chica del barrio, acostumbrada desde niña a ir de casa en casa, recogiendo la ropa sucia, y devolviéndola una vez lavada y planchada.

Henri de Toulouse-Lautrec- Carmen Gaudin At Montrouge.-1886-87

El aspecto de Carmen en este retrato “A Montrouge”,  los expertos creen  que hace una evocación a Rosa, una prostituta y asesina del barrio de Montrouge en París, famosa por la canción de Aristide Bruant, esta canción está datada en 1886 compuesta por Aristide Bruant famoso cantante de la época

C’est Rosa…, j’ sais pas d’où qu’a vient, /
Alle a l’poil roux, eun’ têt’ de chien. / Quand
a passe, on dit: V’là la Rouge, / A Montrouge.
[Es Rosa, no sé de dónde viene. Tiene el
pelo rojo y aspecto perruno. Cuando pasa,
todos dicen: Ahí va Rosa, una Motrouge].

 

carmen gaudin retrato inacabado

Retrato inacabado, los ojos están borrados como si no hubiera logrado aún el gesto, por ello hay quien señala que la chica podría presentar estrabismo, o bizquear, y por otros retratos más .

 

 

 

Tambien pudiera presentar algún tipo de rechazo o rcarmen gaudinesistencia a salir retratada,  por la manera en que esconde la mirada, y por  la colocación del pelo. Sistemáticamente aparece de lado, o casi de espaldas, de tal manera no ofrece la mirada.

En otros casos, la propia y hermosa técnica del pintor poco definida, muy abocetada, no nos permite dilucidar si es Carmen Gaudín, parecen acordar, que en estos,  si es ella.

Este retrato de frente de Carmen Gaudin es bastante raro , podría incluso tratarse de Hélène Vary, otra modelo con colores dorados y pelirrojos

 

Hélène Vary es una de las modelos pelirrojas que usó para sustituirla,  pero tambien lo es Lilí Grenier y  Susan Valandon,

Hélène Vary -1889

 

 

 

Jeanne Weiz 1886, otra pelirroja

 

 

 

François Gauzi, artista y amigo del pintor, narra en su biografía de Lautrec, que éste descubrió a la joven modelo en 1884, cuando se dirigía con su amigo Henri Rachou a comer a casa.
Posiblemente esto es pura invención, pues  es obvia la prueba de que Carmen era una modelo habitual del estudio de Fernand Cormon, y aparece retratada por otros artistas, como Émile Bernard, Henri Rachou, Albert Besnard y el propio Gauzi.

Dice también que  Carmen no era pelirroja, sino que se teñía el pelo, También comenta que luego en el tiempo le preguntó a Lautrec si podía contar con Carmen como modelo para una alegoría de la Primavera , y  Lautrec le contestó que “.. no se nada de ella,  luego de largo tiempo  sin verla, volvió para preguntarme si podía contratarla como modelo y  como llevaba el pelo de color castaño,  perdí todo interés en ella”.

 

 

 

Nada más se supo de manera cierta de esta mujer,

 

La cuestión que quería indagar es si realmente fue Puta, fuera ocasional o no. Susan Valadon, ejerció cuando lo necesitó y no se avergüenzó de ello.

Tras la muerte de Toulouse, y hacerse cargo su madre de toda la colección, montándole una especie de museo fundación, aparecieron muchas biografías y reseñas de conocidos sobre Lautrec, todas bastante malas y sesgadas. Tres de ellas señalan a Carmen como puta ocasional, o que hacía favores pagados de vez en cuando. Podría no ser cierto, ya he dicho que esas pseudobiografías están llenas de errores, algunos arrastrados de unos en otros, o ser cierto.  Y dado que la información no es precisa,  intento  desentrañar algo desde las imágenes. En este último cuadro de Carmen, (Si es que es Carmen), está desnuda. Ya comenté la fuerte relación en el Paris del XIX entre modelos y putas. Pero la actitud que tiene en los otros cuadros, es como si le resultarle desagradable los posados. De ahí el título de la entrada, Puta a la fuerza

En el mundo de las putas sin regulación ninguna, se entra y se sale. Muchas entran a la fuerza, por motivos económicos. En el tiempo hacen incluso amigas/os y conocidas  y casi todas estas se salen en un par de años. Nadie las invitó a entrar ni a salir,  y como en todos los trabajos tuvieron situaciones agradables y peores, pero quien entró a la fuerza, y además sufría con ello, ya echa pestes estando en esto, cuanto más cuando sale. Los clientes  lo notan, las notan a 10 metros y las huyen, aunque tengan un cuerpazo,  lo cual empeora la relación, resultando una especie de retroalimentación de veneno, y desprecio. Como les quedan “los otros clientes”, solo obtienen  malas experiencias o mejor dicho, poco satisfactorias. Dígase así, Puta a la fuerza,  porque a la fuerza ahorcan. Ya que así se sienten,  así lo peor cuentan.

6 comentarios sobre “Puta a la fuerza”

  1. Es precioso contar una historia semejante a través de cuadros e imagénes estáticas, en tu propia mente eres capaz de darle vida a esos cuadros y hacer que brillen con luz propia. Muchas gracias por este pedazito de historia.

  2. El hecho de que fueran modelos no implica necesariamente que también fuesen putas, pero es lo que se nos ha vendido en las películas sobre la época, y es algo bastante creíble. Supongo que era más una cuestión de necesidad, de salir adelante como fuese, más que de fuerza, por mucho que también hubiera de estos casos.

    Una necesidad añadida si los pintores te rechazaban por un simple cambio en el color del pelo. Un argumento bastante endeble, ¿no te parece?

    1. Hola Tawaki!,
      Como he señalado hay “biografías” de Toulouse que la señalan como prestadora de favores ocasional, pero tengo mis dudas. No parece gustarle posar. La iglesia católica ante lo proliferación de fotografías de desnudos, un auténtico negocio en Francia durante el XIX, contraatacó , “Esto es como robarte el alma lucifer, y dejarlo firmado para siempre”. Podría tratarse de una persona con fuertes prejuicios al respecto, apunto fuera de la nota.
      Kissss y Kissss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *