Archivo de la etiqueta: abola

no vayas

– James, querido. ¡No vayas!. Te lo pido por nuestro amor,  no vayas, es muy peligroso, quédate conmigo. No quiero que vayas a ese sitio. James, te quiero siempre a mi lado, me moriría si tu no estas, James.

Ni Donna Reed en “Que bello es vivir”, ni Cathy O Donnell en “The man from Laramie”,.., Ni ninguna mujer,  consiguieron que James Stewart, no hiciera lo que tenía que hacer, y luego volviera con ellas y las abrazara como solo él sabía hacer, y las besara, y las quisiera y…, ¡Dios, eso si que era soñar un hombre!

Luego ¿A qué tanto miedo?, ¿A que tanto  “abolicionista”  en campaña abierta, y directa contra las putas?. ¿Tantas psicólogas están en paro, desesperadas?

¿Acaso el zorro de Jon Waine, después de forrar a hostias a medio estado de Texas,  y levantarse todas las gallinas en todas las wiskerías  al este del Colorado, donde era reconocido oliendo a vacas, no volvía con su chica?

El abolicionismo, es una corriente de pensamiento que insta por la supresión de leyes generales, preceptos locales,  o costumbres,   que atentan contra la moralidad en un momento histórico.  El término  abolicionismo, se tomó de la corriente por la abolición de la esclavitud, es decir de las leyes que permitían ésta.  En la actualidad hay nuevas corrientes abolicionistas, por ejemplo: en España se aboga por la supresión de las corridas de toros.

 

Abola, de abolicionista, término despectivo que les  aplican las putas, es la feminista que cree que la prostitución es inmoral para la mujer,  y que no está primero su libertad de cobrar o no cobrar por realizar fisioterapia sexual, a gusto o a disgusto, (como en cualquier trabajo, exponen en contra las prostitutas).  Este punto de vista, las abolas, lo creen “violencia de género”, y abogan por la prohibición total de la prostitución. Los hay que creen en la dirección contraria, que la libertad sin tapujos en este tema, acabaría con el principal resquicio en el que la mujer se sintiera violenta socialmente, pasando a considerarse fisioterapia sexual la ejercida por profesionales. En la actualidad, si se descubre un “taller de chinos”, ya casi de manera general en el mundo civilizado, se aplican todas las leyes civiles, laborales, penales… etc, esto pasaría exactamente igual en este trabajo de asistencia sexual.

El dilema último no discutido, por prejuicios sexuales de manera intelectual, sentirse violenta/o o avergonzada en esa situación (cuidado con el término), cosa que niegan las profesionales, además de los consabidos religiosos, es: si se debería cobrar también en el matrimonio civil, e incluso si esta figura es una faja que ata a la mujer de su libertad de elegir si cobrar o no cobrar. Partiendo de una diferencia natural en la necesidad de satisfacción sexual en los dos sexos naturales, y de una capacidad de satisfacerlo de manera voluntaria, con apetencia, sin apetencia, y a disgusto como en cualquier trabajo. Se podría considerar,  que la obligatoriedad moral de realización del acto sexual,  solo con apetencia mutua, es una máxima que implicaría justo lo contrario del matrimonio civil. Y que llegado al punto de querer eliminar esta figura, en un ejercicio de laboratorio intelectual, y, o se inventa otra que no logro ni atisbarla, o no sería posible el consenso. Más aun, no pudiendo saberse nunca si una de las partes, (la pJohn Wayne - Angel and the Badman - 1947 - & Gail Russellarte principal, la femenina, entre los heterosexuales), está en el momento moral de apetencia real. Cualquier economista llegado el caso diría, para lograr mejor que  el “no es no, y punto”  mejor “dejar libertad de que el mercado   marque el precio antes, a quien quiera vender “.

Estaba  una compañera, que por la mañana había  atendido un requerimiento de hacienda con resultado desastroso, en un día final de mes y de trimestre, infernal de teléfono,  intentando ponderar una decisión muy complicada con resultados económicos inciertos, y llega un mensajero con un ramo de flores, y un paquetito, con un libro y un cofrecito que anunciaba proceder de una joyería. Tomé el ramo, y como tenia una tarjeta, me metí donde no me llaman, y me puse a leerla, y le digo intrigante – ¿A que no sabes dónde vas a cenar hoy ?- Y me contesta, la compañera  – No. Pero sé, que aunque no tengo el cuerpojota, ¡HOY ME LA FOLLO!, ¡Seguro!.

–  Quo vadis Domina?

Romam vado iterum crucifigi

¿Estamos saliendo de la tiranía de lo masculino para caer en la dominación extrema de lo femenino?, ¿Acaso no tenemos algunas lecciones de historia que nos pronostican que las prohibiciones pueden traer peor situación que al principio?.

Cuando las abolas consiguieron que se prohibiera el alcohol en USA,  ¿Cúal fue el resultado de la ley seca de 1920 a 1933?. Ganster, incremento  de suicidios, más alcoholismo que al principio, y cirrosis terminales por consumo de alcohol metílico. Que el “no es no, y punto“, igual no lo hemos entendido bien en el sentido de una abola, Si las abolas se sienten violentadas ¿Tendríamos que suministrar tranquilizantes  a los varones de manera generalizada?, ¿Les prohibiríamos que salgan a la calle sin haberse masturbado antes?, ¿instalaríamos cabinas masturbatorias personales, en los centros públicos para que  esfoguen los que se sientan en un momento rijosos, al ver un escote, o unas piernas?.