Archivo de la etiqueta: El ángel azul

femme fatale

Desde muy antiguo podríamos seguir la linea principal y derivaciones sobre la advertida mujer fatal pervertidora de la rectitud de los hombres.

Pero me voy a centrar en pequeñas puntas de lanza más cercanas, que atraviesan a la intelectualidad occidental con su veneno.

Podría empezar por la ahora ya olvidada Marlene Dietrich en El ángel azul.  Donde jamás en una mujer fue reflejada tanta maldad desde su atractivo sexual. Digo olvidada, pero no en el subconsciente colectivo,   incluso cualquiera que haya leído tan poco como yo, encontrará en casi todos los escritores de la generación del 27 , 28, 29 por poner un ejemplo en España …. el rastro dejado en sus cerebro por Josef Von Sternberg  en sus letras, que ya no viene de los clásicos griegos o latinos, ni de los tardo románticos ingleses. Desde entonces, el tufo a coño Marlen, y el fatal encoñe aparece impregnado como mal del mundo mundial. No encontrarán a ningún masculinista o feminista haciendo un canto a la libertad o personalidad que encarna Dietrich, No es ese el masculino femenino ideal de occidente  que se desea encerrado en un cuerpo imponente femenino.

Podría seguir por  Nastassja Kinski, en París, Texas, donde  Wim Wenders nos hará caer en la trampa del guión de Sam Shepard, con la ayuda de la fotografía de Robby Müller, y desde luego los inolvidables deslizamientos de la guitarra de Ry Cooder, digo inolvidable, porque nadie recuerda claramente si es mala mala Nastassja, pero la música nos la traerá de recuerdo, era mala mala, mala, mala, y no una mujer feminista, (estoy por leer un mal epitafio del personaje de Jane).  Es como si todo lo malo de William Burroughs nos lo hubieran destilado y concentrado para dárnoslo en una cucharada de celos, que cada vez que escuchamos el lamento del deslizamiento metálico de la guitarra, nos lo vuelve a traer. No hay texto escrito desde los 90 que no se deslice como los dedos enfundados de Ry Coder, en la terrible melancolía producida por esa mujer.  La tribu adolescente de los “Emos” no lo saben, pero solo son resultado, de una terrible confluencia de genios en esa película.

No creo que haga falta mucha reiteración más, quizás dejarles uno de los múltiples coletazos, no tan intelectualmente ladino, sino en el fondo un pachangas populachero, Fito, y la letra de soldadito marinero,

Él camina despacito que las prisas no son buenas,
en su brazo dobladita con cuidado la chaqueta.
Luego pasa por la calle donde los chavales juegan,
él también quiso ser niño pero le pilló la guerra.

SOLDADITO MARINERO CONOCISTE A UNA SIRENA
DE ESAS QUE DICEN TE QUIERO SI VEN LA CARTERA LLENA.
ESCOGISTE A LA MAS GUAPA Y A LA MENOS BUENA,
SIN SABER COMO HA VENIDO TE HA COGIDO LA TORMENTA

Él quería cruzar los mares y olvidar a su sirena,
la verdad no fue difícil cuando conoció a Mariela,
que tenia los ojos verdes y el negocio entre las piernas.
¡Ay que ver que puntería no te arrimas a una buena!

ñores y ñoras, Puta no es sinónimo de malo o mala, ni la actividad que ejercen. Es solo creación intelectual, que se repite, y se repite, y se repite,  y se repite, y se repite, y se repite, hasta la saciedad, a lo largo del tiempo.